5 trucos para convertirte en una Wedding Planner de éxito

Todos queremos tener éxito en nuestros negocios. Es perfectamente posible si tenemos un buen servicio o producto, no obstante, hay veces que con poner empeño en lo que hacemos no es suficiente. Es necesario desmarcarse de la competencia ¿y cómo se hace eso? Cuidando al máximo todo lo que hacemos. En este caso, nuestro servicio como Wedding Planner. En esta profesión el éxito vendrá siempre tras el día del enlace, pero eso no significa que antes no podamos trabajar en una buena experiencia. Anota estos 5 trucos para convertirte en una Wedding Planner de éxito.

1. Comunicación fluida con los novios: conoce a tu cliente

La comunicación fluida es esencial para cualquier tipo de negocio, en este, el de las bodas, más aún. Tened en cuenta que el trabajo de un Wedding Planner es materializar la idea que los novios tienen en su cabeza. La idea del día perfecto. Esto significa que tenemos que saber qué quieren, con todo tipo de detalle.

Una primera entrevista personal nos permitirá saber qué tipo de boda quieren, qué tipo de novios son y qué presupuesto tienen.

Una vez tengamos esos datos, lo ideal sería realizar una batería de preguntas que te ayuden a ti mismo como organizador. Averigua cuáles son los colores favoritos de los novios, flores, gustos gastronómicos, si son más clásicos o prefieren las bodas informales y divertidas. Cualquier tipo de detalle será esencial para poder crear el evento a su medida.

Hay novios que son más comunicativos que otros, por lo que quizá tengamos que ser nosotros mismos los que saquemos la información. En otras ocasiones, el trabajo será mucho más sencillo, pues hay parejas que saben perfectamente lo que quieren y saben comunicarlo.

2. Buscar los proveedores más adecuados

Una vez tenemos claro qué tipo de evento quieren los novios y cómo quieren que sea ese día, será el momento de ponernos con los proveedores.

Podemos tener dos escenarios. En el primero, el más favorable, tenemos lo que necesitamos. Una lista amplia de proveedores para poder dar a nuestros clientes lo que ellos quieren. Será cuestión únicamente de pasar presupuesto y que ellos decidan.

El segundo escenario será un pequeño reto. Nos encontramos con peticiones concretas con las que nunca hemos trabajado. Aquí hay que moverse rápido y buscar el proveedor más adecuado. Debemos hacer un análisis, un estudio y ver el trabajo de esos proveedores para poder escoger sabiamente por nuestros clientes. Recuerda que el éxito del evento está en un gran porcentaje en el éxito de los proveedores.

3. Una fiesta para todos

Sí, las bodas son el momento más especial de una pareja, pero esto no significa que los invitados no tengan que disfrutar. Todo lo contrario. Unos novios contentos con nuestro servicio son novios que ven a sus amigos y familiares disfrutar.

Esto significa que no deberíamos centrarnos únicamente en los deseos de las parejas con las que trabajemos.

Piensa en su bienestar tanto o más que en el de los novios. Si es verano, recomienda a los novios poner abanicos. Si es al aire libre, en una zona ajardinada, recomienda protectores de tacones, asimismo, no te olvides de los peques. Si hay muchos niños, recomienda un animador para que estén atendidos en todo momento.

4. Detalles que suman al recuerdo

En el hilo de lo anterior, además de un banquete adaptado para todos los gustos (la opción de buffet libre es una opción a tener en cuenta), una ceremonia emotiva y un baile divertido, el detalle de boda típico para los invitados también es una clave del éxito.

Intentad pensar juntos en qué sería lo más adecuado para los invitados. Afortunadamente hay un sinfín de opciones en la actualidad, desde los típicos detalles como botellas de vino o velas, hasta donaciones por parte de los novios a organizaciones benéficas.

Podemos optar por los regalos de boda ecológicos; y es que sabemos que el medio ambiente nos interesa a todos. También hay opciones gastronómicas, algo que siempre gusta, desde tarros de mermelada casera, cervezas artesanales o botellas del mejor aceite.

Podemos incluir detalles mucho más originales, incluso regalos hechos por los novios (esto, en el caso de las bodas pequeñas es un éxito). Asimismo, también podemos optar por regalos más informales y divertidos, como un kit para la resaca del día siguiente o un kit para el primer gintonic de la noche.

5. Sinceridad ante todo

Si hay algo que valoran los clientes de un Wedding Planner es la sinceridad. Esta sinceridad se valora principalmente con el tema del precio de nuestros servicios. Ya sabemos que es complicado establecer un presupuesto, pero es esencial dejarlo claro desde el principio.

¿Por qué es esencial? Porque al establecer nuestro precio desde un principio, los novios sabrán qué van a gastarse con nosotros y tendrán la tranquilidad de que no van a tener que pagar más al final de la boda. Es evidente que pueden haber imprevistos, pero esto sólo debería depender de los proveedores, no de tus honorarios.

El precio, evidentemente, lo pones tú. Ten en cuenta siempre los invitados que van a estar en la boda (las bodas más grandes cuestan más tiempo en la organización). Piensa en el tipo de enlace, en los proveedores y, ante todo, en el tiempo que vas a invertir a la hora de gestionarlo todo. Una vez valores tus servicios, ponlo en conocimiento de la pareja. Ellos agradecerán la franqueza y será una buena manera de cerrar la boda.

Imágenes vía:rockmywedding, chictrends